LA CRUELDAD DE LA BÁSCULA

Si eres de los que creen que nadie te dice la verdad, pésate. Comprobarás que, al menos, la báscula no miente. Y, seguidamente, pensarás que ha sido cruel contigo y que no te habría importado que te hubiese engañado. Total, por una mentira más… Hace dos días decidí pesarme para ver si tenían razón aquellos…